sábado, 26 de septiembre de 2009

Otra sinfonía del León

El 2-1 fue poco para un equipo que dominó el partido a merced en todo momento. Calderón y Enzo Pérez, los goleadores del Pincha, el único líder del Apertura.

El Estudiantes de Alejandro Sabella volvió a demostrar por enésima vez el tamaño de juego colectivo y de peso específico individual que posee. Nuevamente una actuación sólida, apabullante y contundente del campeón de América, que ha dejado bien en claro que tiene hambre de más gloria. Esta vez fue ante Boca en el estadio de Quilmes, donde los albirrojos ganaron 2-1, un resultado que es muy parejo para la diferencia que marcó el Pincha ante el equipo de Basile.

Calderón, el interminable gladiador que reemplazó a Boselli, puso el primero luego de un centro del Chino Benítez, que ejecutó muy bien una pelota parada que él mismo se encargó de generar. Desde el principio el Pincha dejó claro que era muy superior a Boca, y se puso en ventaja antes de la mitad del primer tiempo. Antes y después del gol, Estudiantes dominó campo, tiempo y pelota. Boca no preocupó a Albil en toda la etapa inicial.

La segunda mitad tuvo un arranque vertiginoso: Boca empató a los dos minutos con una media vuelta de Palermo. Pero le duró poco la alegría, ya que dos minutos más tarde Estudiantes se puso 2-1, para que el marcador vuelva a tener justicia: habilitación de Salgueiro para Calderón que no puede conectar, y más atrás llega Enzo Pérez, que en velocidad toca para fusilar el arco de Abbondanzieri. El empate duró un suspiro y el Pincha estaba 2-1 a los 5' del segundo tiempo.

Y el partido siguió con los mismos matices del primer tiempo. Estudiantes fue amo y señor del encuentro, con un dominio total del partido en todo sentido. Pudo haber aumentado la diferencia en varias ocaciones, pero no estuvo efectivo a la hora de definir las jugadas. ¿Y Boca? Apabullado y arrinconado contra las cuerdas, no podía concretar tres pases seguidos. Más allá de carecer de ideas, los de Basile sufrían una presión permanente en todos los sectores de la cancha. Todo mérito del Pincha, que en todo el tiempo que quedó entre el gol del triunfo y el final del partido, sólo sufrió un tiro peligroso pero débil de Federico Insúa.

Fue otra sinfonía de los leones de Sabella. Otra actuación magnífica. Presión, ganas, calidad, claridad y solidez. Muchos adjetivos, que entre otros, son adecuados para describir -una vez más- otra gran actuación de Estudiantes. Un equipo que sabe a lo que juega, que tiene una idea fija y que sabe como llegar a sus objetivos. 16 puntos de 18 en la sexta fecha marcan una constante de un nivel indiscutible. No hay que aminorar la marcha. Es único líder, y con el desafío de seguir en la cima consolidando esta realidad.

3 comentarios:

Esteban dijo...

hay que aprovechar cuanto antes este Boca tan culito (?) fácil... otra vez el cabarute abierto.
saludos

http://d-coleccion.blogspot.com/

CALIGULA dijo...

Estudiantes, por equipo, gente, clima y Verón, es el único equipo que se puede dar el lujo de ganar sin delanteros.

Un saludo Nacho!

Pincharratas Embrujad@s dijo...

"No se puede ganar siempre"

Visitá;
WWW.D11ospincharrata.blogspot.com