miércoles, 2 de septiembre de 2009

Con sabor a poco

El Pincha estaba 2-0 arriba y bailaba al Ciclón. No lo liquidó y en una ráfaga, San Lorenzo festejó el empate.
Estudiantes jugó gran parte del partido en un alto nivel, y dejó en claro una vez más la altura de su plantel. Pese a tener bajas considerables como la de Juan Sebastián Verón y Rodrigo Braña, por estar convocados por Maradona Para enfrentar a Brasi y Paraguay y la ausencia de Christian Cellay por lesión, los de Sabella demostraron toda la chapa del campeón de América en la tarde del Nuevo Gasómetro.

En el primer tiempo quedó claro quien es quien. Estudiantes controló el partido a merced de un San Lorenzo que no sabía como hacer para frenar a un visitante que agredía por todos los sectores. Boselli de penal y el Chino Benítez de tiro libre pusieron el 2-0 en 5 minutos fatales para los locales, pero que estaban largamente justificados por el trámite que se desarrollaba. Con la ventaja, el Pincha fue más todavía, y pudo haber aumentado la diferencia a tres goles con comodidad antes del descanso.

En la segunda mitad el partido fue más desprolijo (el campo mojado ayudaba a que eso ocurriera), pero encontraba al equipo de Sabella con el mismo control de tiempo y espacio que en la etapa inicial. El León falló en el toque final y le volvió a perdonar la vida a los Cuervos, que por momentos parecían estar totalmente fuera del partido. Estudiantes, durante 70 minutos le ganaba a San Lorenzo en todas las líneas.

Con el 2-0 que claramente sonaba a "precio" ante tanta diferencia, Estudiantes pagó cara su única falencia en lo que va de este torneo: la poca efectividad en la tarde de Boedo. Y así, los locales aprovecharon el escenario. Simeone fue astuto y llevó adelante los cambios que lo caracterizan. Los cambios ofensivos que permitieron los ingresos de Romagnoli, Menseguez y González le dieron resultado, y ese caos ofensivo que puso en cancha el DT azulgrana posibilitó un empate tan impensado como injusto: Romagnoli y González, dos de los ingresados, pusieron las cosas 2-2 en una ráfaga de menos de 4 minutos.

Demás está decir que el resultado no está de acuerdo con lo que se demostró en la cancha, y menos aún con lo que tienen cada plantel. Pero queda claro, una vez más, que los goles se hacen y no se merecen, y en este punto debe trabajar Estudiantes, que pasó con éxito un examen duro de jugar sin sus pilares del medio campo, y una defensa bastante improvisada. El Pincha no pudo llegar a 9 puntos en tres fechas, pero queda claro que afinando la puntería va a dar que hablar en este torneo.