miércoles, 16 de septiembre de 2009

La Selección de acá

Diego mira al fútbol local para romper con la hegemonía de los europeos, que no han aportado prácticamente nada. Estudiantes sería la base de una convocatoria mayoritaria de jugadores de nuestro medio.


La actualidad de la Selección, producto de errores del pasado y del presente, obliga a que quienes en este momento tienen la responsabilidad de conducir se hagan serios replanteo de las perspectivas que últimamente nos vienen haciendo fracasar en todos los últimos mundiales. El poco margen de error luego de las derrotas ante Brasil y Paraguay posibilita que la selección no tenga "intocables" y, lo que es mejor, nos permite poner en la balanza qué es lo tanto que aportan los futbolistas que vienen de Europa en comparación con los que "la luchan" desde estas tierras.

Está claro que de nada sirve clasificarse primero, ni tampoco segundo. Carlos Bilardo siempre lo dice, "lo único que importa es el mundial", y quién mejor que él para decirlo. Los fracasos de los últimos mundiales no dejaban ninguna consecuencia, ya que eran "bancados" por sensacionalismos mediáticos absurdos que sostenían entrenadores y figuras que ya en este momento son insostenibles.

Hace años que se necesita un cambio de mentalidades. Porque si nos fijamos en el "reclamo periodístico" de ciertos medios, el problema se encuentra en que la Selección no tiene una buena eliminatoria, como si se ganara prestigio por terminar primero entre los equipos representativos de Sudamérica. Seguramente si clasificábamos primeros y después nos volvemos temprano de Sudáfrica nadie diría nada, porque nos hemos acostumbrado a eso con las últimas experiencias.

Hoy, después de lamentables partidos en el período de Alfio Basile, y un mal comienzo de la era Maradona al frente de la Selección, Argentina se encuentra en zona de repechaje a falta de dos partidos para que las Eliminatorias lleguen a su fin y se sepa quiénes son los que se ganan un lugar para la Copa del Mundo. Sin dudas es crítico para la costumbre que hemos adquirido en el último tiempo, ya que las Eliminatorias son sagradas para clasificar primero y llegar con el ego bien alto al Mundial, con la prensa de nuestro país queriéndonos hacer creer que somos los mejores del mundo, por enésima vez, por el sólo hecho de clasificar con buen puntaje entre los equipos de latinoamérica.


Más allá de la incertidumbre que genera estar en zona de repesca, a un punto del de arriba (Ecuador), pero también a un punto del de abajo (Uruguay), esta actualidad hace que entremos en un debate que no tiene precio. Por primera vez, después de mucho tiempo, a menos de un año de un Mundial, nos ponemos a pensar qué tan estrellas son los jugadores que vienen desde Europa. ¿Qué tanto aportan los jugadores que en sus equipos son "joyas"? ¿Rinden en la Selección? ¿Lo toman con la responsabilidad y el compromiso que la situación lo amerita? ¿Los que juegan en nuestro país no sentirían más la camiseta Argentina? ¿Vale la pena tener una constelación de estrellas que no son ni más ni menos que estrellados de medio pelo a la hora de la verdad?

Es un debate que hace mucho tiempo necesitábamos. Pero que nunca llegaba porque estaba la excusa de que en las Eliminatorias "la rompen", ante Venezuela, Perú, Bolivia y compañía. Pero jamás tuvimos la oportunidad de preguntarnos con seriedad si no hay alguien en nuestro fútbol que pueda aportar más que un tibio Messi, o si no conviene jugar con un delantero de área que mida más que un metro con sesenta de altura. Muchos intocables están bajando a tierra y a varios se les puede caer la corona. Ningún DT pudo con ellos, pero ahora todos podemos replantearnos el escenario y sabemos que estamos en condiciones de mirar al fútbol local como seria opción.

"A Messi le falta jugar una Libertadores", dijo un periodista en esta última semana, y no le falta razón. El "crack" del Barcelona, que no desentona en un equipo de estrellas que funciona a la perfección, no ha demostrado nada a la hora de vestir la albiceleste. Jamás pudo ponerse el traje de conductor. Predecible en la jugada individual y de gambeta obvia, se pierde jugando sólo y sin pasar la pelota ante los defensores rivales. Agüero y Tévez tampoco han tenido buenas actuaciones en demasía que los haga indiscutibles, como se creía hasta hace pocos días, sostenido por el gran lobby mediático que caracteriza a nuestro país.

Diego Maradona y su cuerpo técnico, después de las derrotas ante Brasil y Paraguay advirtió esta tendencia que queda a la vista por el sólo hecho de observar lo que viene sucediendo. Es hora de cambiar de manera radical. Lo demostrado por "los europeos" obliga a mirar al sur. El fútbol nuestro, el de acá, tiene derecho a mostrarse. Con equipos que están teniendo un presente extraordinario, es hora de poner en comparación a las estrellas locales, que no son más ni menos futbolísticamente hablando, por jugar en Europa o América.


Vélez y Estudiantes, a priori, son los que deben llevar la bandera de esta oportunidad para los jugadores del medio local. El campeón de la Argentina y el campeón de América están ratificando en este semestre lo demostrado en la mitad inicial del año, cuando quedó claro que les sienta bien codearse con la gloria. En estos clubes y en el resto de los equipos de nuestro país sobran jugadores de alto nivel, suficientes para crear buenos equipos. Puede haber uno que la pise, otro que sepa ponerse el overol, y así armar un equipo con todas las letras.

Con algunos rumores filtrados, la realidad indica que este va a ser el camino que va a seguir el DT de la Selección. Al parecer, va a armar un equipo con jugadores del medio local, y lo va a completar con algunos del exterior. La convocatoria, después de muchos años, va a tener mayoría de futbolístas del medio local, para jugarse la clasificación al Mundial de Sudáfrica. Después de una gran cantidad de tiempo -más del necesario-, Argentina va a enfrentar a Perú y Uruguay con los futbolistas de nuestro medio.

Diego Maradona, según lo averiguado, ha puesto la mira en Estudiantes para ser base de la convocatoria y el equipo que juegue ante los peruanos. Después de haber convocado a Juan Sebastián Verón y Rodrigo Braña para enfrentar a Brasil, el DT de la Selección quiere que el campeón de América sea el punto de partida del equipo que puede consolidar un nuevo escenario, que termine dejando a Argentina en Sudáfrica. Al parecer, una gran nómina del equipo de Alejandro Sabella estará en los planes del cuerpo técnico de la Selección para los partidos que vienen. Al menos cinco de la siguiente lista serán parte de la próxima convocatoria de la Argentina, la que no tendrá más estrellas intocables.

Christian Cellay
Leandro Desábato
Clemente Rodríguez
Rodrigo Braña
Juan Sebastián Verón
Enzo Pérez
Mauro Boselli


2 comentarios:

pincha leon dijo...

nacho hola :) gracias por pasarte por mi blog , t dejo mi msn por si necesitas algo

vane.edelp@hotmail.com

m permitis corregirte algo?fijate q donde esta al foto d seba (abajo d la d sabella) dice juna en vez d juan jja ;) elr esto d maravilla m gusta mucho tu blog

beso :)

Nacho/PaladarPincha dijo...

jaja.. arreglado.
Gracias