domingo, 13 de septiembre de 2009

Lo pasó por arriba

El 2-1 fue precio. El Pincha tuvo tuvo en un arco a Independiente durante 90 minutos. El Rojo hizo uno de pelota parada, en su única llegada. Boselli y Díaz, los goles de un Estudiantes que jugó un partidazo de principio a fin. El León es escolta de Central, el único líder.


Estudiantes cambió de cancha para su localía, ya que se volvió a mudar a Quilmes para lo que resta del torneo. Pero dejó claro que su idea es siempre la misma, y la sigue profundizando partido a partido. Después de haber igualado 2-2 ante San Lorenzo en la fecha anterior, jugando 70 minutos de un nivel muy alto, el equipo de Alejandro Sabella jugó un partidazo ante Independiente.

Con los regresos de Braña, Verón y Germán , los albirrojos jugaron 90 minutos excepcionales. Dominio territorial y de pelota continuos, movilidad y vértigo constantes y precisión en todo momento, son algunos de los aspectos destacables de lo que mostró hoy Estudiantes, en el estadio Centenario de Quilmes. El Rojo prácticamente no llegó al arco de Albil, y el empate transitorio llegó por medio de una pelota parada bien ejecutada. Lo único de los de Gallego.

Parándose en posición ofensiva, Estudiantes arrancó ahogando a Independiente. Boselli anotó el 1-0 tras gran combinación entre Clemente Rodríguez y Salgueiro: media vuelta perfecta del goleador de América para poner el primero tras un zurdazo. Y pese a la igualdad transitoria de Gandín, Estudiantes no aflojó, el árbitro no observó dos penales por sendos agarrones a Díaz y Desábato, y la primera mitad se fue con empate. El 1-1 era derrota para el Pincha, que jugó para ganar por un par de goles de diferencia.


La etapa complementaria, lejos de mostrar una baja en el rendimiento Pincha y un cambio de actitud de Independiente, presentó un escenario similar. Los Diablos sabían que lo probable era la derrota y así jugaron. Estudiantes supo que tenía todo para ganar: estaba yendo por el buen camino y sólo faltaba mejorar la puntería en los últimos metros. Con Verón y sin él, el León jugó otra etapa envidiable. Sólo un remate de los visitantes puede encontrarse, en medio de un dominio total de los de Sabella, que impusieron el ritmo en todo momento.

El final se acercaba y los de Gallego parecían estar cerca de irse con un punto milagroso. Estudiantes seguía buscando de una y otra manera, pero siempre con mucha paciencia, como teniendo la seguridad de que el gol de la victoria iba a llegar. Después de ir y poner contra las cuerdas por enésima vez al Rojo, el perseverante Estudiantes obtuvo su premio: la victoria que buscó desde el minuto cero, llegó a los 42 minutos y tras una serie de rebotes luego de un centro del ingresado Morales Neumann. Juan Manuel Díaz, cuando quedaba muy poco, puso el justo 2-1 tras un fallido despeje de un defensor que permitió la segunda jugada.

Nada que objetar para un Estudiantes que merecía el tercero antes que el segundo. El Pincha jugó 90 minutos en un nivel superlativo. Los escépticos anunciaban que "en el segundo tiempo se queda sin combustible", ante semejante etapa inicial, jugada siempre con velocidad y vértigo. Y la segunda mitad fue igual o más intensa. Con la salida de Verón el Pincha siguió buscando y demostró una vez más que la idea no conoce de nombres. Intensidad constantemente para que los visitantes se sientan perdidos y acorralados en todo momento. Estudiantes ganó por un gol de diferencia, pero dejó en claro que está por encima de la mayoría, y por más de un escalón.

3 comentarios:

Pincharratas Embrujad@s dijo...

"Brujería frente a un Diablo desdibujado"
Visitá:
www.d11ospincharrata.blogspot.com

último momento:
Se encontraría grave el pibe del parapente.

Esteban dijo...

uhhh... que culo facil está independiente!!! no pode'

NoTe dijo...

Merecidsa la victoria. Estudiantes juega como un equipo grande.