sábado, 22 de agosto de 2009

Con mucha altura

Con autoridad, el Pincha le ganó 2-0 a Arsenal en Sarandí. Boselli y Cellay, de cabeza, fueron los goleadores.


Se esperaba mucho de Estudiantes. Había expectativas por ver al campeón de América en su primera presentación oficial. Estar a la altura era un desafío para los de Sabella en la presentación del Apertura, cuando todavía cuesta despegarse de la pretemporada. Y la visita a Sarandí dejó muchos puntos a favor en este sentido, ya que el Pincha supo manejar el partido y hacer todo simple en el debut del campeonato.

Habiendo mantenido la base del plantel que levantó la Libertadores, Estudiantes exhibió gran nivel en la tarde-noche del Viaducto, dejando en el camino a Arsenal con un justificado 2-0. Calidad, solidez y seguridad son algunos de los principales pilares que demostró tener el equipo de Sabella en estos primeros 90 minutos, ya que ganó el partido en todas las líneas, haciendo olvidar ausencias como la de Gastón Fernández y hasta la de Mariano Andújar, que a priori era la más complicada de suplantar.

Tratando de elaborar jugadas, tanto con pelota detenida como en movimiento. Buscando sociedades para encontrar espacios. La solidaridad de siempre con relevos del medio hacia atrás. Y una seguridad envidiable en defensa y en la creación de juego. Todo esto puede decirse que mostró el Pincha, o al menos intentó hacerlo, principalmente en la etapa inicial, donde la diferencia fue amplia, y el 2-0 en 45 minutos fue elocuente.

Desde el arranque del partido el Pincha se paró en campo rival, empujando a Arsenal hacia su arco, y por instantes el equipo de Burruchaga se veía acorralado. Los locales no podían salir con libertad, ya que lo que mejor hizo el León fue presionar en tres cuartos de cancha, a espaldas de los mediocampistas centrales del Arse. Boselli puso el primero, luego de un centro de Benítez desde la izquierda en la segunda jugada de un tiro de esquina. En 7 minutos, el 1-0 era justo.

Luego de seguir jugando con el arco rival en la mira, el segundo era un hecho que tenía que llegar. Era sólo cuestión de acertar en qué minuto caía el segundo festejo. Después de varias chances, Benítez ejecutó un tiro libre frontal -levemente inclinado hacia la izquierda- en el último minuto de la primera mitad, y Christian Cellay desvió la trayectoria de la pelota para estampar el merecido 2-0. Dos cabezazos y dos goles, eran los momentos relevantes del partidos y de esa primera etapa que culminaba.

Con el nivel que mostraron tener uno y otro en los primeros 45 minutos, la parte complementaria sonaba a ser protocolar. Ambos debían cambiar demasiado para que el final sea diferente a lo que hasta el momento se daba. Fue en esta segunda mitad donde Estudiantes reguló y los locales crecieron para intentar armar juego que inquiete a Albil, pero el arquero demostró estar a la altura y no le pesó suceder a Mariano Andújar. Fue una prueba superada con creces para quien supo bancarse ser suplente por mucho tiempo.

Fue festejo albirrojo. Por los tres puntos, por la solidez demostrada, por el hambre que aún se mantiene luego del éxito y porque demostró estar a la altura cuando todos miran al campeón de América como un virtual animador de este Apertura. Con dos goles de cabeza, y con mucha altura desde lo futbolístico, Estudiantes demostró que después de festejar está otra vez con las ilusiones renovadas. El primer examen dejó a todos conformes y esta es la base para ir mejorando. La leyenda debe continuar.

1 comentario:

Esteban dijo...

y... van bien, diria yo. Lo vi por canal 7 aca... a pesar de que no era de lo mejor la calidad de los que relataban/comentaban, hay que darles tiempo a que se acomoden. Da gusto, como dije en muchos lados, poder elegir donde querés ver los partidos.
saludos