martes, 18 de enero de 2011

La última promesa...

Estudiantes volverá a jugar en La Plata el 23 de febrero, día en el que se reabrirá el estadio Ciudad de La Plata. Sólo resta un partido en Quilmes, el 11 de febrero


Según lo confirmado desde la Gobernación bonaerense, el Estadio Ciudad de La Plata tiene día fijado para reabrir sus puertas para mostrarse culminado por primera vez, en los casi diez años de vida. Desde el gobierno provincial se anunció que, pese a los rumores de una nueva postergación, el estadio de 25 y 32 albergará su primer espectáculo deportivo el 23 de febrero, cuando Estudiantes haga su primera presentación en condición de local por la Copa Libertadores de América de este año.

Con esta noticia, al Pincha le queda una sola excursión a Quilmes para hacer las veces de local en el estadio Centenario: la primera fecha del clausura. El 11 de febrero, el equipo de Sabella comenzará su participación en el torneo local, campeonato en el que defenderá el título, cuando reciba a Newell's Old Boys, inevitablemente, en Quilmes.

de esa última mudanza, el León volverá a La Plata para quedarse. Usará el Estadio Ciudad de La Plata, con el deseo de siempre de volver a su cancha de 1 y 57. El Pincha abandona la tierra quilmeña con una vuelta olímpica y varias grandes actuaciones, pero con un notorio desgaste para su gente, que pese a la distancia y el destrato y la imprevisión policial, no dejó de acompañar de una forma admirable. Esa gente merece dejar de sufrir para ir a la cancha.

El estadio Centenario de Quilmes fue tomando importancia paulatinamente, a medida que el Estadio Ciudad de La Plata, ese que fue realizado con el deseo de ser "único", irrumpió en la ciudad de las diagonales. El proyecto de un estadio encarado desde el sector público, no solo se convirtió en un negocios de privados y de personas físicas y jurídicas, sino que fue una herramienta de presión y extorsión, con el que se hizo uso y abuso del poder. El ex intendente de La Plata, Julio Alak, comenzó una persecución incesante contra los estadios del Bosque, con el objetivo de obligar a los clubes a jugar en un escenario que todos esquivaron, en los primeros años luego de su "terminación".

Denuncias, clausuras, ordenanzas municipales, complicidad del CoProSeDe, medidas judiciales, desencuentros con gobernadores y legisladores transformaron al polémico estadio en el punto de partida de una batalla que dejó malas consecuencias para todos. Ante la resistencia de Estudiantes, que se fue a Quilmes cuando le prohibieron hasta usar el estadio de Gimnasia, "el patrón" que en ese momento tenía el estadio creó un club para que juegue como local en ese escenario: así nació La Plata FC, que con figuras rutilantes comenzó a participar en el Argentino B. La ilusión duró muy poco.

Lejos de comprender que los clubes rechazaban tanto al estadio como a sus fundadores, el hostigamiento fue más allá: a Estudiantes no le permitieron durante años remodelar su propio estadio, un sueño que en su momento era posible. El capricho político y el revanchismo era más que el bienestar de un club, y el Pincha no consiguió autorización para construir su estadio. Más adelante, le exigieron cambiar el proyecto, con absurdas modificaciones que implicaban recurrir al Estadio Ciudad de La Plata cuando la convocatoria fuera más grande que lo normal. Estudiantes cedió, hasta donde pudo, pero el laberinto siempre terminaba en el mismo lugar.

Los políticos cambiaron y el tiempo alejó de la toma de decisiones a quien tanto alargó la historia. El techo, accesorio del estadio que formaba parte del proyecto y el presupuesto original, se está terminando de colocar tras más de cinco años de espera. Estudiantes aguarda ansioso la vuelta al estadio Ciudad de La Plata, ya que ese amigable exilio que fue Quilmes en un momento se fue transformando en un camino lleno de dificultades para quienes recorrían los kilómetros de la Autopista. A pesar de ello, mantiene el sueño de poder algún día culminar su obra de calle 1, esa que tanto demoraron los intereses ajenos al club, y por la que aun paga las consecuencias.

Los posibles réditos económicos que significan una serie de futuros espectáculos musicales, ser la sede de la Copa América 2011 y el mirar la cuestión desde una perspectiva diferente a quienes estaban en su momento, han llevado a que el estadio en cuestión finalmente quede completo. También es cierto que hay otra mirada sobre los clubes y el Pincha, a pesar de estar en amplia desventaja por el paso del tiempo y los cambios en la economía, está realizando su cancha en medio de todo tipo de dificultades que seguirán dilatando los tiempos. Que se reabra en fecha, al menos que se cumpla una de las tantas promesas de ese estadio techado de que en 2011 se inaugurará tal como se anunció y como se pagó en 2005.




LA REMODELACIÓN DEL ESTADIO CIUDAD DE LA PLATA
IMÁGENES