miércoles, 17 de septiembre de 2008

EMPATE, MISMA ACTITUD Y PORTAZO

LA PELÍCULA SE VOLVIÓ A REPETIR, LA HISTORIA NO DIO PARA MÁS Y SENSINI DIJO ADIÓS
Estudiantes tenía un partido que en la previa era para recuperarse. De esos que se espera ganar para comenzar una buena racha o afianzar lo bueno que se venía haciendo. No es que fuera un partido fácil, ni mucho menos, pero al recibir hoy a San Martín de Tucumán, el equipo de Sensini tenía que cambiar la cara luego de la mala imagen que dejó el conjunto albirrojo en su visita a Vélez. Además, como la mala actuación ante Vélez no fue algo aislado, sino que fue lo normal en este campeonato, el partido de hoy, como local era para recuperar confianza y ratificar créditos de cara a lo que queda del semestre.
Por todo esto y muchas cosas más una victoria era muy valiosa, porque ganaba más de tres puntos, en caso de ganar jugando bien, como en los campeonatos de hace un año atrás. Y para que esto suceda, había que ganar convenciendo, es decir, no conformarse con la ventaja mínima si el rival no hacía méritos suficiente para generar peligro. Esa era la receta para levantar la moral y revalidar el desgastado crédito para el DT.
El primer tiempo arrancó movido, con un Estudiantes que parecía entender el panorama, ya que salió a atacar a los tucumanos, y cuando éstos atacaban el Pincha respondía de contragolpe y con mucho peligro. Pudo haberse puesto en ventaja a través de la Gata Fernández en un par de oportunidades en las que la suerte estuvo del lado de San Martín (una salvada en la línea y otra pelota en el travesaño) y por momentos parecía que al fin Estudiantes iba a aparecer en su mejor versión. Los minutos fueron corriendo y cuando pasó el sofocón para los visitantes, el partido se emparejó en un nivel pobre. Todo parecía terminado hasta que en el minuto 44 un error defensivo hace que Boselli se encuentre con un rebote y quede sólo ante el arquero Gutiérrez, a quien vence con facilidad luego de una corta gambeta y toque al gol. Esto le facilitaba en buena medida las cosas al Pincha, ya que un gol antes del entretiempo servía para arrancar con otra cara la segunda parte.
LA ACTITUD, EL PLANTEO Y LOS CAMBIOS, UNA CONDENA
En la segunda mitad, Estudiantes no atacó con tanta insistencia, y las que tuvo las desperdició sin rematar al arco, sino antes del pase final. La cosa ya no estaba bien, porque al no buscar con insistencia, San Martín logró acomodarse en la cancha, y el partido fue equilibrado en toda la segunda parte. Los cambios fueron tan cuestionados e incomprensibles como en casi todos los partidos. Ganando 1 a 0 y con la posibilidad de alargar la diferencia, Sensini puso a Cellar y sacó a la Gata Fernández. Con esto todo indicaba que se conformaba con ese resultado y buscaba cerrar el partido: inexplicable. Minutos después, Calderón es el que ingresa pero Boselli es quien sale, en un cambio tan intrascendente como repetitivo, ya que cambiando nombres el cambio “delantero por delantero” estuvo presente en muchos partidos del ciclo Sensini. La gente reprobó los cambios, ya que el último fin de semana, cambios con una actitud similar dejaron al Pincha con las manos vacías.
La película parecía repetirse… ¿Por qué? Porque el mensaje desde el banco, sin querer o queriendo, fue el mismo. Con este escenario, los últimos 20 minutos fueron un sufrimiento para el León, ya que Carlos Roldán y sus muchachos, después de haber equilibrado el partido y viendo que tenían posibilidades de llevarse al menos un punto, hicieron todas las variantes para terminar de inclinar una cancha que ya bastante había inclinado Estudiantes por incapacidad propia. Y la película se iba a repetir nomás: primero con un desborde de Leone y un gol de cabeza que el juez anuló por indicación de su asistente, que dijo que la pelota se le había ido a Leone al llegar al fondo. Después, y luego de un dominio casi total del equipo visitante, un tiro libre de Leone que cae llovido a la boca del arco y la pelota que se le pasa entre las manos a un Andujar que estaba molestado (para muchos cargado de forma ilícita) y la pelota no puede ser capturada por el arquero, yendo a morir al fondo del arco albirrojo. Fue la coronación de una película de terror, una verdadera crónica de un final anunciado. Los mensajes de recuperación y de cambio de imagen no se repitieron, y de esta forma, esta “final” para cambiar la cara fue más de lo mismo. Sensini se conformaba con el 1 a 0 y retrasó al equipo y volvió a realizar cambios en la última línea. Con esto, los dignísimos tucumanos se llevaron un punto que en cierta medida fue poco, porque antes y después del empate fue Estudiantes el que estuvo acorralado en su arco.
EL RESULTADO INEVITABLE: SENSINI Y UNA RENUNCIA ESPERADA
Al finalizar el partido, Roberto Sensini tomó la decisión de renunciar luego de ocho meses en Estudiantes. La renuncia no fue algo muy sorpresivo, ya que el entrenador no tenía un apoyo masivo en la gente por los resultados conseguidos.
En este campeonato, Estudiantes tiene una efectividad de 27 por ciento, lo que marca que la campaña no es para nada buena. El campeonato anterior, en el que el Pincha salió segundo junto a Boca le faltó resto y peso ofensivo para la pelea grande. Al finalizar la temporada, la dirigencia complació a Sensini con jugadores de buen pie para los puestos que él había reconocido que estaban con falta de jugadores. A lo largo de este torneo no encontró el equipo, principalmente la zona defensiva fue la que más dolores de cabeza le trajo. El funcionamiento fue malo y reiterativo, sin muestras positivas con los continuos cambios implementados por el ahora ex entrenador albirrojo.En una breve conferencia, Sensini dijo que la decisión la venía manejando, no es causa de la reprobación del público esta tarde. Agradeció a los jugadores por este tiempo transcurrido en el club y dijo que no había vuelta atrás. Final de ciclo para Roberto Néstor Sensini en Estudiantes.

3 comentarios:

CALIGULA dijo...

Es la verdad. Jamás encontró el equipo.

aNiMaL77 dijo...

Se caia de maduro que su ciclo ya no daba para mas, espero que no nos equivoquemos ahora

Carlitos dijo...

pobre sencini
esta bn jamas encontro el equipo
q lo deje a otro como es astrada,.
abrazo